Michel Noher para L'Officiel Argentina en fotos de German Romani


“Viajé para un seminario de actuación que se organizaba allí, al que llegaban actores y actrices de todo el país. Era algo muy hermoso, parecido a lo que pasaba con los recitales de Los Redondos: una multitud que llegaba en bloque a una ciudad y la transformaba con su presencia. En Humahuaca ocurrió algo muy mágico, doscientos o trescientos actores dando vueltas por todos lados le cambiaron el color al lugar. Ese clima tuvo que ver con lo que me pasó: allí, de pronto, descubrí que lo que quería era ser actor. Volví decidido a hacerlo, a como diera lugar. Sin duda, hasta ese momento había pesado el no querer dedicarme a lo mismo que mi viejo. Pero entonces me di cuenta de que mi deseo era mucho más grande que mi prejuicio”.